Posts @IPDRS

Urge tomar acciones coordinadas para impedir que COVID-19 siga diezmando región panamazónica. Poblaciones indígenas de Brasil, Colombia y Perú registran altas tasas de mortalidad por la pandemia. COVID-19 ha exacerbado el racismo y el estigma hacia las comunidades indígenas

Campesinos e indígenas aglutinados en la Coordinadora Nacional Intersectorial (CNI) y en la Articulación Campesina, Indígena y Popular (ACIP) levantaron hoy la manifestación que sostenían desde inicios de esta semana en Asunción en reclamos de un plan de asistencia ante la dura crisis que atraviesa la Agricultura Campesina. El retorno de los pequeños agricultores a sus comunidades se da tras la firma de un nuevo acuerdo con el Gobierno y referentes del Poder del Legislativo quienes se comprometieron a impulsar el plan reclamado por las organizaciones.

Las autoridades y las empresas deben cumplir con requisitos o estándares de la consulta previa para que este derecho no se convierta en un simple trámite formal o una reunión informativa en la que se anuncia las decisiones sobre obras o proyectos consultados.

Al igual que la mayoría de los territorios indígenas de la Amazonía, estos dos arrastran, hace varios años, el abandono estatal en cuanto a la atención sanitaria. La precaria situación se evidencia con la falta de personal médico, equipamiento y medicamentos. Ante este escenario, y ante la llegada del COVID-19, los indígenas se curaron de la medicina tradicional.

El pasado 28 de octubre, el Tribunal de Justicia Indígena Originaria Campesina del Estado Plurinacional, promovido por la Nación Qhara Qhara hizo llegar al Procurador General del Estado, un Informe “Sobre la vulneración de los derechos de los ayllus y markas de las naciones Qhara Qhara, Sura y Lupaca”[1].